pretexts logo.png
explosion.png

Pre-Textos con inmigrantes haitianos

2015

Foto_Oficina.JPG

UNA LECTURA MORAL DE LAS LEYES DE NACIONALIDAD

Marco Abarca [1]

Este ensayo trata de una historia agridulce. Por un lado, aborda la crueldad arraigada en las leyes de nacionalidad y las identidades nacionales. Explícitamente, la hostilidad cultural contra los migrantes haitianos y la alienación de sus hijos, algunos que crecen en el limbo legal y corren el riesgo de convertirse en apátridas. Por otro lado, se trata de un grupo de personas en Las Bahamas que elaboraron textos desafiantes, utilizando prácticas culturales simples de Pre-Textos, para interpretar las leyes de nacionalidad. También aprendieron sobre la investigación en derechos humanos y el arte de entrevistar. Animados por esa experiencia, buscaron, inscribieron y entrevistaron a más de 1000 personas que, como ellos, nacieron en Las Bahamas de padres haitianos.

En última instancia, este ensayo contará la historia de cómo su colaboración dio vida a un proyecto destinado a estudiar el impacto de las leyes de nacionalidad de las Bahamas en las personas de ascendencia haitiana, documentar su estado con respecto a la nacionalidad y determinar la presencia de apátridas o en riesgo de apatridia en sus comunidades.

Después de una presentación de antecedentes sobre el proyecto de investigación, cuatro preguntas esenciales sirvieron como marco para el análisis: ¿Cuál era el problema y los objetivos de la investigación? ¿Por qué se pidió a los miembros de la población afectada que se convirtieran en co-investigadores? ¿Cómo preparó la propuesta de Pre-Textos a los miembros de las comunidades afectadas como co-investigadores? ¿Fueron efectivos los pre-textos? ¿Cómo funcionó?

Fondo

A principios de enero de 2015, defensores de los derechos humanos de las Bahamas se pusieron en contacto con la profesora Annette Martínez, directora del Instituto Caribeño de Derechos Humanos, sobre las nuevas políticas de inmigración vigentes desde septiembre de 2014.  Estas políticas, como era de esperar, habían dado lugar a una escalada de redadas contra migrantes haitianos y personas de ascendencia haitiana, incluidos niños en edad escolar que estaban siendo utilizados como señuelos para llegar hasta los padres. El profesor Martínez me invitó a unirme a una misión de investigación destinada a examinar las denuncias de trato inhumano sufrido por los detenidos en el centro de inmigración de Nassau.    

A nuestra llegada a Las Bahamas, nos reunimos con defensores de los derechos humanos locales y miembros de las comunidades afectadas antes de visitar el Centro de Detención de Carmichael, donde cientos de personas fueron retenidas durante los procedimientos de deportación. No se nos permitió entrar a las instalaciones de detención, pero pudimos realizar nuestro trabajo como visitantes habituales. Accedimos a un campo abierto cerca de las salas de estar donde nos paramos frente a dos líneas paralelas de valla ciclónica separadas por un corredor de tierra. Los detenidos, incluidos hombres, niños y mujeres (algunos embarazadas y próximos a término), se reunieron en el lado opuesto del corredor, algunos de los cuales pudieron dar testimonio personal sobre las condiciones en este centro de detención abarrotado. En los días siguientes, contactamos a sus familias para recopilar detalles sobre su estado de nacionalidad y las acciones tomadas por los oficiales de inmigración que, con base en el perfil cultural, detuvieron a cualquier persona que no pudiera presentar documentos de nacionalidad en el lugar, incluidas las personas nacidas en Las Bahamas.

El 30 de enero de 2015, nuestros hallazgos fueron publicados en la portada de la edición dominical del New York Times bajo el título "Las reglas de inmigración en las Bahamas arrasan con los haitianos". En su respuesta oficial a este artículo, utilizando la frase "el victimismo es a menudo un arte practicado", el gobierno de las Bahamas trató de ignorar las acusaciones de abusos contra los derechos humanos. Por lo tanto, la alarma internacional creció, en parte debido a los hechos descritos en las noticias. , en parte debido a la terrible reacción del gobierno a la cobertura de los medios, todo lo cual encendió un interés prolongado e inusual en la política de las Bahamas. Finalmente, el 20 de febrero de 2015, en un artículo de seguimiento titulado "Bahamas dijo que mejorara las condiciones en el Centro de Vivienda Inmigrantes haitianos ”, The New York Times anunció la decisión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de conceder nuestra solicitud de medidas cautelares para proteger a los detenidos en Las Bahamas e iniciar los trámites para celebrar una audiencia sobre la cuestión de las políticas migratorias de las Bahamas. [2 ]

Problema y objetivos de investigación

Las personas de ascendencia haitiana enfrentan desafíos únicos para adquirir la nacionalidad bahameña. La Constitución de las Bahamas establece que solo los hijos nacidos de ciudadanos bahameños pueden adquirir la ciudadanía bahameña automáticamente, al nacer. Claramente, esto deja fuera a los hijos de padres no bahameños. Además, cualquier otra alternativa disponible para ellos para adquirir la nacionalidad bahameña, en algún momento de sus vidas, está plagada de barreras administrativas en los procesos que toman decisiones tanto discrecionales como definitivas. No requieren ningún motivo para denegar ninguna solicitud de nacionalidad y no están sujetos a apelación o revisión en ningún tribunal.  

Los objetivos de nuestra investigación tenían como objetivo estudiar el estado de nacionalidad entre las personas nacidas en Las Bahamas de padres no bahameños e identificar a las personas apátridas o en riesgo de apatridia entre la población de interés. Además, la investigación tuvo como objetivo proporcionar información sobre las personas afectadas por problemas relacionados con el estatus de nacionalidad, las razones de su situación, el grado en que tuvo un impacto en sus vidas y demostrar la necesidad de cambios legislativos y de políticas para abordar los problemas encontrados.

¿Por qué elegimos un enfoque de investigación colaborativa?

Las personas nacidas en Las Bahamas de padres haitianos son difíciles de alcanzar y aún más difícil de involucrar en la investigación. Se desconoce el número exacto de personas de ascendencia haitiana que residen en las Bahamas. El gobierno de las Bahamas se basa en estimaciones extraídas de estudios publicados por organizaciones internacionales para hablar en números aproximados de entre 30 y 80 mil migrantes haitianos. Estas cifras se refieren tanto a personas que emigran de Haití como a personas nacidas en las Bahamas de ascendencia haitiana. Las cuestiones sociales relacionadas con el estatus nacional o la apatridia son temas delicados o incluso polémicos de los que hablar con los funcionarios estatales y algunas ONG. Nuestra población de interés también es sensible a los problemas relacionados con el estatus nacional, por temor a que la identificación pueda causar exposición y deportación. Por lo general, viven al margen de la sociedad de las Bahamas, en condiciones precarias, en barrios marginales invadidos en antiguas tierras agrícolas y fuera de la vista.

Sin datos públicos sobre la población de interés ni acceso a un marco de muestreo, se necesitaba una cadena de referencias para involucrar a los participantes de la investigación. El desarrollo de lazos sociales entre el primer grupo de referencias y otros miembros desconocidos de la población de interés se convirtió en la mejor opción para realizar nuestro estudio. Asistidos por ONG locales, inscribimos a 25 personas como primer grupo o referidos, todos miembros de la población afectada, quienes participaron en un programa de capacitación con la opción de convertirse en co-investigadores.

¿Cómo ayudaron los Pre-Textos a involucrar a los socios locales como co-investigadores?

Se diseñó un programa de dos días para abordar tres requisitos básicos de la investigación colaborativa con miembros de la población afectada: conocimiento de temas sustantivos de investigación, desarrollo de habilidades para entrevistar y conocimiento práctico de la ética de la investigación. El objetivo general era brindar a los alumnos una experiencia personal de cómo los investigadores utilizaron las normas de derechos humanos como base para diseñar los instrumentos de investigación que, como co-investigadores, utilizarán para recopilar datos sobre cómo la realidad se manifiesta a través del lenguaje, las palabras, signos, símbolos.

La traducción de las normas universales de derechos humanos a las condiciones socioculturales locales no es una tarea sencilla. Un creciente cuerpo de estudios muestra que los métodos doctrinales tradicionales no funcionan. También muestra que la vulgarización de los documentos de derechos humanos puede tener un impacto profundo en la conciencia de los derechos y el empoderamiento de los grupos marginados. Los defensores de este enfoque han adoptado varias estrategias, como sociodrama, talleres participativos, creación de materiales de aprendizaje colectivamente, teatro, testimonios, actividades de escucha profunda, círculos de conversación, reflexiones personales y grupales sobre eventos específicos y protestas colectivas [3].

Los pre-textos nos brindaron una oportunidad única de integrar un método no tradicional en nuestro programa de capacitación. La estrategia triple de Pre-Texts promueve la alfabetización, la creatividad y el compromiso cívico, invitando a los participantes a interpretar textos desafiantes profundizando en palabras, conceptos y gramática difíciles. Su propuesta central es desarrollar un entorno democrático donde los docentes asuman el papel de facilitadores que, actuando como jueces de derecho común en las audiencias, solo deben velar por que se observen las reglas de compromiso para que todos tengan las mismas oportunidades de participar. No es coincidencia que Pre-Texts se inspire en diferentes variaciones culturales de los procedimientos de elaboración de normas, cumplimiento de normas e interpretación de normas. Por mencionar algunos: Teatro Legislativo de Augusto Boal, Cultura Ciudadana de Antanas Mockus , Pedagogía de los oprimidos de Paulo Freire y Espectador emancipado de Jacques Rancière. [4]  

La primera contribución de Pre-Texts a nuestro programa de capacitación fue su estructura binaria simple: leer, luego actuar. Nuestro programa de capacitación incluyó tres presentaciones sobre temas de investigación (derecho internacional, leyes de nacionalidad local), las dos primeras fueron seguidas por diálogos y talleres que brindaron tiempo y espacio para que los participantes comparen hechos y leyes sobre la situación del derecho a la nacionalidad y el problema. de la apatridia en sus comunidades.  

Una segunda contribución fueron sus reglas de enfrentamiento. Al igual que las reglas del discurso práctico, el Pre-Texto permitió a los aprendices darse cuenta -con bastante rapidez- que los derechos para hablar tenían que ir acompañados de responsabilidades iguales hacia otros participantes, es decir, para asegurarse de que todos tuvieran las mismas oportunidades de beneficiarse de el programa de formación y convertirse en co-investigadores. Sin embargo, contrariamente a los objetivos de las reglas del discurso, la propuesta de Pre-Texts no apunta a fijar significados a los textos. Esta propuesta ayudó a los aprendices a comprender que el objetivo de la interpretación era también permitir que otras personas -sujetos de investigación que entrevistarían- contribuir a los hallazgos de la investigación, principalmente a través de uno de los instrumentos de investigación que preparamos, que consiste en preguntas semiestructuradas sobre el alcance de su el estatus de nacionalidad tuvo un impacto en sus vidas.

Finalmente, los Pre-Textos nos ayudaron a materializar el objetivo de nuestro programa de capacitación al equipar a nuestros socios locales para realizar investigaciones de campo, especialmente desde que se familiarizaron con los textos legales que usamos como base para diseñar los instrumentos de investigación. Hacia esa exploración imaginativa, los Pre-Textos nos ayudaron a animar a los aprendices a hacerse dueños de los textos interpretándolos de forma creativa; conectar textos con la propia experiencia vivida; y experimentar que toda lectura necesariamente entra en negociaciones dinámicas.

El diagrama 1, a continuación, ilustra cómo se integraron los Pre-Textos en las etapas preparatorias de nuestro estudio: las etapas 1 a 3 se refieren al proceso que precede al diseño de los instrumentos de investigación. Utilizando las propuestas pedagógicas centrales de Pre-Texts para las etapas 4 y 5, desarrollamos un programa de capacitación de dos días “reflejando” las etapas 1 a 3. Finalmente, en la etapa 6 nos reunimos, como equipo de investigación, para comenzar el trabajo de campo con la colaboración de miembros de las comunidades afectadas como co-investigadores. 

¿Fueron efectivos los pre-textos?

 

Las contribuciones de los Pre-Textos al programa de formación tuvieron un impacto positivo en el estudio en su conjunto, explícitamente, en la comprensión de los aprendices de los temas de investigación y la calidad del trabajo producido. Esta evaluación se obtuvo contrastando el trabajo de las personas que pudieron participar en un programa de capacitación completo de dos días (ver etapas 4 - 6 en el Diagrama 1), con aquellas que participaron solo en actividades relacionadas con habilidades de entrevista (etapa 6). El programa de capacitación de dos días se ofreció solo una vez, justo antes de que comenzaran las actividades de investigación de campo de 30 días. La versión abreviada del programa de capacitación se ofreció al menos cinco veces, después de que se inició la investigación de campo.  

Las evaluaciones se realizaron diariamente. Un día de trabajo típico comenzaba por la mañana, primero revisando el trabajo del día anterior y luego distribuyendo cuestionarios en blanco a los co-investigadores. Realizaron entrevistas y entregaron resultados por la tarde; con cuestionarios finalizados, notas de mano y grabaciones de voz de las entrevistas. Ese mismo día se procesaron muestras de trabajo para realizar pruebas con tabulaciones cruzadas de datos y el análisis de notas de mano y grabaciones de voz para corroborar cómo los co-investigadores estaban utilizando los instrumentos de investigación.  

El resultado de las evaluaciones diarias mostró que los aprendices que participaron en el programa de capacitación completo tenían una mejor comprensión de los temas de investigación que aquellos que solo podían participar en la versión breve de ese programa. De los 19 aprendices que participaron en las actividades de los Pre-Textos, solo 3 tuvieron algunos problemas para comprender el tema de la investigación. En comparación, de los 23 aprendices que no participaron en los talleres de Pre-Textos, 14 tuvieron problemas para comprender las premisas básicas de la investigación, diferenciando explícitamente la nacionalidad de la identidad nacional. Este problema los llevó a un uso inadecuado de los instrumentos de investigación. De hecho, de las 933 entrevistas realizadas por los aprendices que participaron en el programa de capacitación de dos días, se descartaron 12 entrevistas. De 137 entrevistas realizadas por aprendices que no participaron en el programa de capacitación completo, 43 fueron descartadas.

¿Cómo funcionaron los Pre-Textos?

Haga preguntas: El objetivo general de nuestra primera actividad fue brindar a los aprendices la oportunidad de contrastar el predicado de las normas internacionales con su historia personal con respecto al estatus de nacionalidad. Tras una presentación realizada por investigadores sobre el derecho a una nacionalidad y el problema de la apatridia, se pidió a los participantes que elaboraran preguntas basadas tanto en textos legales como en experiencias personales. Los siguientes son ejemplos de textos utilizados:

  • Artículo 15 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a una nacionalidad. Nadie será privado arbitrariamente de su nacionalidad ni el derecho a cambiar de nacionalidad ”[5].

  • Artículo 1 de la Convención sobre ciertas cuestiones relativas al conflicto de leyes de nacionalidad: “Corresponde a cada Estado determinar en su propia ley quiénes son sus nacionales. Esta ley será reconocida por los demás Estados en la medida en que sea compatible con las convenciones internacionales, la costumbre y los principios del derecho generalmente reconocidos en materia de nacionalidad ”[6].

  • Artículo 1 de la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas: “El término 'apátrida' significa una persona que no es considerada nacional por ningún Estado en virtud de su legislación” [7].

Nuestra primera voluntaria, "JB", una joven educada en artes escénicas, metió la mano en su bolso y sacó un documento emitido por el Gobierno de Las Bahamas. El documento se parecía a un pasaporte, pero su portada decía "Certificado de identificación". Abrió el Certificado en sus primeras páginas para señalar que establecía su nacionalidad como haitiana. Desafió el significado de "haitiano", tal como se utiliza en ese documento. Primero, explicó que nació en Las Bahamas de padres haitianos, y luego preguntó, ¿y si nunca había tenido documentos emitidos por las autoridades haitianas con respecto a su nacionalidad, las autoridades de las Bahamas tenían derecho a afirmar la nacionalidad haitiana?

Basado en la historia de “JB”, los textos que describen los principios básicos de la nacionalidad se volvieron vulnerables a las preguntas. Abiertos a la discusión, los aprendices e investigadores volvieron al objeto de la investigación de JB  una y otra vez, cada vez con una mejor comprensión y un relato interpretativo completo sobre cómo se aplica la ley a condiciones específicas. En el caso de JB, las autoridades de las Bahamas no deberían haber asumido, sin la documentación adecuada emitida por las autoridades haitianas, que ella es ciudadana haitiana. Las autoridades haitianas habrían exigido pruebas de la calidad de cualquiera de los padres de JB como haitianos "nativos", es decir, que ellos mismos nacieron en Haití de padres haitianos. Si se cumplen estas condiciones, significa, según la Constitución de Haití, [1]  que JB adquirió la nacionalidad haitiana automáticamente (al nacer). Por lo tanto, tenía derecho a registrarse y ser reconocida como ciudadana de conformidad con las disposiciones legales y las prácticas estatales de Haití. [2]  El acto de reconocimiento, aunque declarativo (no constitutivo) de la nacionalidad haitiana, es necesario para obtener documentos que prueben que JB es ciudadano haitiano. Sin embargo, si sus padres no son nativos de Haití o si hubieran renunciado a la nacionalidad haitiana antes de que naciera JB, ella sería apátrida.

¿Qué utilidad tuvo esta actividad? Permitió a los alumnos abrirse a la posibilidad de que una vez en el campo, realizando entrevistas, la realidad pudiera mostrarles que ni las relaciones entre hechos y normas, ni entre preguntas y respuestas, son sencillas. Lo que es más importante, permitió a los alumnos darse cuenta de que los instrumentos de investigación son producto de las decisiones de los investigadores de incluir algunos detalles y excluir otros. Por ejemplo, para comprender por qué las preguntas sobre pruebas de la nacionalidad haitiana solo permitían ciertas respuestas relacionadas con documentos emitidos por las autoridades haitianas y excluían cualquier documento emitido por las autoridades de las Bahamas.  

 

Además, todas las discusiones sobre la evidencia de la nacionalidad fueron cruciales para los objetivos de nuestro estudio. Como se refleja en los resultados de la investigación, de 1015 personas entrevistadas, solo 524 (52%) tenían documentos que probaran que habían adquirido la nacionalidad haitiana automáticamente o que se habían naturalizado en algún momento de su vida como ciudadanos de las Bahamas. El estatus de nacionalidad de las 491 (48%) personas entrevistadas restantes permaneció indeterminado porque, aunque podrían haber adquirido la nacionalidad haitiana al nacer, no pudieron o no quisieron cumplir con los requisitos para ser reconocidos como ciudadanos haitianos. Finalmente, de estas 491 personas, 42 fueron señaladas como posibles casos de apatridia. Después de entrevistas en profundidad realizadas por investigadores, encontramos que de estos 42 casos con bandera roja, 16 serían apátridas porque, incluso si avanzaran para registrarse como ciudadanos haitianos, sería materialmente imposible probar la ascendencia haitiana según las condiciones requeridas en el artículo 11 de la Constitución de Haití.

Escribir preguntas: Después de nuestra segunda presentación, esta vez sobre las leyes de nacionalidad de las Bahamas, se pidió a los alumnos que se reunieran en grupos para desarrollar tres preguntas basadas en los textos que se les presentaban y crear "intertextos", con conjuntos de preguntas interpoladas. Finalmente, en una de nuestras actividades favoritas de Pre-Textos llamada "Literatura en el Tendedero", los aprendices publicaron sus intertextos en un tendedero con pinzas de ropa para mostrar su trabajo mientras leían el trabajo de sus compañeros. El objetivo de esta actividad era continuar utilizando textos legales como "materias primas", esta vez para escribir preguntas que harían en la entrevista (ver intertextos 1 y 2 en la Tabla 1, a continuación) o para escribir preguntas desafiando el marco legal en Bahamas. nacionalidad (ver intertexto 3).

Los intertextos 1 y 2 brindan ejemplos de preguntas que abordan las exclusiones hechas en las leyes de las Bahamas con respecto a la edad, la paternidad, el estado civil y las barreras administrativas para adquirir la nacionalidad de las Bahamas. Los debates sobre las barreras administrativas fueron fundamentales para comprender la complejidad de los problemas entrelazados en el proceso de adquisición de la nacionalidad bahameña. Guiada por preguntas sencillas, la discusión nos permitió prever casos de personas que, al no tener otra ciudadanía, estarían en riesgo de apatridia porque: 1. siendo menores de 18 años no son elegibles para registrarse o naturalizarse como ciudadanos de las Bahamas, o 2. siendo elegibles (por edad) para registrarse o naturalizarse, no han solicitado o han solicitado pero no han adquirido la nacionalidad de las Bahamas. Como finalmente se encontró en nuestro estudio, de 491 encuestados que permanecieron con la nacionalidad indeterminada, 276 (56%) habían solicitado pero no han adquirido la nacionalidad de las Bahamas debido a problemas con los documentos de respaldo; problemas para comprender u obtener orientación para continuar el proceso de solicitud; incapacidad para seguir pagando los costos de la solicitud; renuencia a solicitar el pasaporte haitiano como requisito previo para continuar el proceso para adquirir la nacionalidad bahameña, o están esperando (algunos durante varios años) una respuesta final sobre su solicitud de ciudadanía bahameña. Los 215 restantes (44%) nunca han solicitado ser registrados como ciudadanos de las Bahamas porque no pueden cumplir con los requisitos formales con respecto a la prueba de la nacionalidad haitiana; no están dispuestos a cumplir con el requisito específico de presentar un pasaporte haitiano; no pueden pagar los costos de la solicitud; no pudieron cumplir con el plazo para solicitar el registro como ciudadanos de las Bahamas en virtud del artículo 7; o simplemente desconocen las posibilidades de obtener la ciudadanía.

En Intertext no. 3, los alumnos abordaron el problema de las exclusiones de manera muy diferente. Este intertexto fue escrito por dos mujeres, aquí referidas como "EL" y "DA". Juntos argumentaron que el único propósito de las exclusiones -basadas en el género y el estado civil de los padres- es tratar injustamente a los extranjeros. Utilizando un argumento de "equidad", los participantes no se conformaron con una perspectiva doctrinal tradicional sobre "qué es la Ley", ni con una elaboración de preguntas para recopilar hechos correspondientes a "la Ley tal cual". En cambio, desafiaron la opinión popular de que la Ley se da sin ambigüedades y la interpretación es una simple aplicación mecánica. En cambio, argumentaron que la ley debería perseguir objetivos morales más elevados. Durante la presentación de su Intertext, DA, una mujer haitiana educada en ciencias naturales, explicó que era madre soltera de dos hijos nacidos fuera del matrimonio de padre bahameño, además explicó que su primera pregunta “Si una mujer extranjera tiene hijos con un hombre de las Bahamas, ¿por qué los niños no tienen pasaportes de las Bahamas? " estaba destinado a subrayar la injusticia promovida en Arts. 6, 8 de la Constitución de las Bahamas, que se lee junto con el art. 14 (1) excluye a los niños nacidos fuera del matrimonio, de padre bahameño y madre no bahameña, de adquirir la nacionalidad bahameña al nacer. En su segunda pregunta, "¿por qué las personas solteras tienen más derechos que las personas casadas?" Ambos aprendices comenzaron haciendo un descargo de responsabilidad con respecto a sus puntos de vista personales a favor de convenciones sociales como el matrimonio y la paternidad matrilineal. Luego preguntaron si era cierto que las convenciones morales eran una base para la exclusión hecha en los Arts. 6, 8 y 14 (1), ¿por qué el art. 9 excluye a los niños nacidos de una madre bahameña casada de adquirir la nacionalidad bahameña al nacer? La única respuesta posible sería que la madre está casada con un extranjero. Finalmente, en este contexto donde el vínculo común para las exclusiones en las leyes de las Bahamas es la existencia de un padre extranjero, su tercera pregunta se explica por sí misma: "¿Por qué las Bahamas tratan injustamente a los extranjeros?" Además, “DA” preguntó, ¿cómo es posible que, en Las Bahamas, no se acepte en los tribunales una prueba de paternidad para brindar a sus dos hijos un recurso legal en relación con la privación de la nacionalidad bahameña?

¿Qué valor aportaron las aportaciones de DA y EL? Los debates sobre la situación de la nacionalidad de los niños entre las comunidades afectadas subrayaron la creciente probabilidad de que se conviertan en apátridas, un problema que debería ser una de las principales preocupaciones de las autoridades de las Bahamas. De hecho, los hallazgos de nuestro estudio llegaron a mostrar que de 491 encuestados clasificados como personas de nacionalidad indeterminada, 107 (22%) tienen al menos un hijo menor de 18 años, para un total de 197 hijos dependientes.  Solo 19 (10%) de estos 197 niños tenían documentos de nacionalidad adecuados. Al ser hijos de encuestados con una nacionalidad indeterminada, la adquisición de la ciudadanía haitiana dependería de la nacionalidad de su otro padre. Sin embargo, los niños cuyos padres son de nacionalidad indeterminada o que nacieron de un padre bahameño soltero serían apátridas o estarían en riesgo de ser apátridas.

Para concluir, diferentes tipos de preguntas formuladas en diferentes intertextos resultaron ser herramientas valiosas para explicar a los alumnos por qué los investigadores habían diseñado un cuestionario estructurado para preguntas sobre características demográficas y estado de nacionalidad de los encuestados y un cuestionario semiestructurado para recopilar información cualitativa sobre el impacto de las leyes de nacionalidad en su vida. Durante el taller de habilidades para las entrevistas, les pedimos a los participantes que continuaran trabajando en grupos para entrevistarse entre sí. Cuando DA entrevistó a su compañera EL, observamos que en su entrevista semiestructurada, pudieron lograr un equilibrio escribiendo una breve historia de vida con toda la información necesaria para contextualizar los datos recopilados en el cuestionario estructurado. Si hubiéramos leído solo la respuesta de EL al cuestionario estructurado, parecería un error que ella sea ciudadana de las Bahamas porque los datos muestran que era materialmente imposible para ella ser reconocida como ciudadana haitiana o adquirir la nacionalidad bahameña. Después de escuchar la grabación de voz, quedó claro que, sí, creció como apátrida, pero quienquiera que haya trabajado en su solicitud de nacionalidad bahameña debe haber hecho una excepción para otorgarle la nacionalidad bahameña. Desafortunadamente, este tipo de lectura moral y humana de las leyes de nacionalidad fue solo una excepción. Las leyes de nacionalidad de las Bahamas no ofrecen salvaguardias contra la apatridia. A su vez, el gobierno nunca ha desarrollado procedimientos apropiados de determinación de la nacionalidad para otorgar derechos de nacionalidad a los niños nacidos en su territorio que de otro modo serían apátridas.

"Nací de padres haitianos en Las Bahamas. Mi madre había fallecido cuando yo tenía siete años y no tenía a mi papá conmigo. Me quedé sin un certificado de nacimiento ni ningún tipo de documento. Cuando tenía doce años, Me fui a vivir con una amiga de mi madre, y ella fue la que me ayudó a sacar una declaración jurada para acreditar que nací en las Bahamas [..]. “Me detuvieron en 1993, a las seis de la mañana, unos días de Inmigración los oficiales derribaron nuestra puerta. Yo tenía trece años en ese momento, y éramos cinco en la casa, nos llevaron a todos al Departamento de Hawkins Hill [..] me dejaron ir con la identificación de la escuela que tenía, y la declaración jurada que la señora me había preparado [..].  

“A los dieciocho años solicité la ciudadanía [..] cuando recibí el formulario de solicitud, lo leí e hice tal como decía la solicitud [..] proporcioné lo que necesitaba, un mes después recibí una carta diciendo Necesitaba el acta de nacimiento de mi madre, una carta del hospital diciendo que nací aquí y una declaración jurada de dos personas que me conocieron desde que nací [..]. No pude encontrar los documentos que necesitaba, especialmente el certificado de nacimiento de mi madre.

“Entonces, pasaron los años, y porque presenté la solicitud en 1998, en 2002, recibí una carta diciendo que si no tienen estos documentos, van a cerrar el expediente. No tenía el certificado de nacimiento de mi mamá, pero les di un certificado de defunción y los demás documentos que agregaron. Pero gracias a Dios se llevaron lo que tenía y probablemente alrededor de un mes después me escribieron diciendo que me habían aceptado y luego les di algunas cosas adicionales, algunos documentos adicionales y alrededor de tres semanas vine a jurar [como ciudadano de las Bahamas] . "  

 

Transcripción de grabación de voz: EL

-------------------------------------------------- -------------------------------------------------- -------------------------------------------------- --------------

[1] Marco Abarca, el autor, es un investigador independiente en áreas de derechos humanos. Tiene una Maestría en Estudios en Derecho Internacional de Derechos Humanos de la Universidad de Oxford, Reino Unido, y un Diploma de Postgrado en Desarrollo Rural y Planificación de Proyectos del Instituto Internacional de Estudios Sociales de La Haya, Países Bajos.

[2] Ver Situación de derechos humanos de las personas migrantes en las Bahamas Informe sobre el 154º período de sesiones de la CIDH, 19 de junio de 2015.

[3] Véase McConnell, Lee; Smith, Rhona (2018), Métodos de investigación en derechos humanos (p. 133). Taylor y Francis. Véase, también, Risse, Thomas; Sikkink Kathryn y Ropp, Stephen C (eds), (1999) The Power of Human Rights: International Norms and Domestic Change, Cambridge University Press.

[4] Sommer, Doris (2014), La obra de arte en el mundo: agencia cívica y humanidades públicas (p. 134). Prensa de la Universidad de Duke.

[5] Además, el artículo 24 del Pacto de Derechos Civiles y Políticos establece que todo niño tiene derecho a ser “registrado inmediatamente después

nacimiento ”y“ adquirir una nacionalidad ”.

[6] Convención sobre ciertas cuestiones relativas al conflicto de leyes de nacionalidad, artículo 1. Firmado en La Haya, 1930.

[7] Según la Comisión de Derecho Internacional, esta definición también forma parte del derecho internacional consuetudinario. Ver: Comisión de Derecho Internacional, Artículos sobre protección diplomática con comentarios, 2006.